¿Egoístas o solidarios?

La excelencia del ser humano no tiene límites de velocidad y para eso se requiere libertad de decisión, voluntad e inteligencia. La libertad que poseemos es considerada como el centro de vida y hay que saber utilizarla adecuadamente lo cual nos puede llevar a perfeccionar nuestra calidad de vida.

Se dice que del egoísmo nacen muchas aristas en donde el altruismo como excelencia en el ser humano no nos ayudaría en absoluto. Desde el punto de vista de la psicología, el comportamiento egoísta sucede de variables de emociones y conductas que vamos adquiriendo a lo largo de nuestra vida pero que también se atribuyen a situaciones donde tenemos miedo y la inseguridad nos embarga.

La desconfianza en el resto de personas que nos rodean favorecen a una conducta egoísta,  la cual nos posee de tal forma que podemos actuar de maneras totalmente exageradas en lo que la libertad de comportamiento nos acusa de mal manera.

Sin embargo, las conductos altruistas nos activan los circuitos cerebrales y nos provocan sensaciones de placer, el ser “solidarios” es el camino a donde debemos apuntar, sin ser exigentes, pero tratando de mirar interiormente para salvar nuestra excelencia.

“Los humanos por naturaleza, somos solidarios, cooperativos”, asegura Enric Pol, psicólogo social y catedrático de la Universitat de Barcelona (UB). Para llevar a cabo una conducta altruista y que nos aporte, mas no nos reste, debemos acudir a nuestra inteligencia y la comunicación con el resto de personas alrededor. La humanidad ha sobrevivido a dificultades, que de manera individual nunca las habríamos superado, por el contrario, la demostración de cooperación es un acto en conjunto que afianza los proyecciones de vida.

Llevamos más de dos semanas en una situación que nadie quiso vivir, como es el Covid-19, y todos hemos experimentado comportamientos que no hubiésemos querido hacerlos, y actuamos sin pensarlo, frente a un nivel de desconfianza y miedo que todos poseemos. 

Aceptemos en primera instancia que lo hemos pasado, y que no es algo que queramos seguir haciendo, y también sintámonos  orgullosos porque parte de nuestra inteligencia nos aviso y ahora vemos con mayor claridad que para poder sobrellevar esta carga, es necesario hacerlo juntos.

Creamos identidad social para recordarle a cada persona, que uno puede incluso correr riesgo a nivel individual pero tiene el deber moral de no poner en riesgo a los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s