Estrés post traumático y confinamiento

La situación de pandemia por la que actualmente una gran parte de la humanidad está viviendo y el consecuente “confinamiento” para evitar mayores contagios, puede volverse una experiencia traumática, ya que en mayor o menor grado todos estamos sufriendo miedo, horror y una gran incertidumbre sobre nuestro presente ante un futuro aún más incierto  que no sabemos bien qué nos deparará; crisis económica, social, política, de valores, etc. 

Pero ¿Qué es el trastorno por estrés postraumático?

El trastorno por estrés postraumático(TEPT) es un trastorno que algunas personas presentan después de haber vivido o presenciado un acontecimiento impactante, terrorífico o peligroso. 

En el contexto actual de pandemia, con un considerable malestar psicológico prolongado sobre todo por “el no saber” cuándo acabará la situación, con toda probabilidad surgirá en la población general el TEPT. 

No todas las personas que han sufrido un estrés importante es sus vidas desarrollan TEPT, si bien es cierto que hoy día no sabemos con exactitud por qué unas personas lo desarrollan y otras no, existen claramente predisposiciones genéticas y culturales implicadas. Además, el TEPT puede emerger poco tiempo después del hecho traumático o después de varios meses o años. 

Síntomas 

Los síntomas son variables entre unas personas y otras, pero para el diagnóstico de ETPT se han de tener en cuenta síntomas de reviviscencia, evasión, hipervigilancia y reactividad, así como síntomas cognitivos y del estado de ánimo, durante al menos un mes. Si la sintomatología durara menos de un mes , hablaríamos de trastorno por estrés agudo. 

Estos síntomas pueden incluir pensamientos negativos sobre uno mismo y el mundo, percibirlo como un lugar tremendamente hostil, tener pesadillas, insomnio, tener arrebatos de ira, o culpa en mayor o menor grado. 

También puede asociarse a ciertos trastornos en la conducta alimentaria,así como a problemas de concentración y memoria. La mayoría de TEPT vienen acompañados de depresión y de algún trastorno de ansiedad. 

Los factores de resilienciaque pueden hacer frente a un posible desarrollo de TEPT futuro es la búsqueda de apoyo de otras personas, de amigos, familiares, vecinos. Hoy gracias a las TIC podemos comunicarnos fácilmente aunque no estemos en contacto físico con el resto de personas. 

También encontrar grupos de apoyo después de esta “experiencia traumática” que estamos viviendo. Las RRSS están haciendo de alguna manera esta labor y tener estrategias para afrontar de alguna manera esta situación como por ejemplo relativizar lo que nos está sucediendo, pensar que queda ya menos para acabar esta reclusión, que la humanidad ha sucumbido a acontecimientos traumáticos de mayor calado, o que de toda esta situación de pandemia extraeremos un importante aprendizaje. 

Después de toda esta “tragedia” mundial a todos los niveles, muchos de nosotros experimentaremos un trastorno de estrés agudo  y algunos un ETPT, el tratamiento más habitual a nivel psicoterapéutico será la psicoeducación, la terapia de “diálogo” o la reestructuración cognitiva, que normalmente son eficaces entre otras para hacer frente al trastorno, no es menos cierto que algunas personas necesitarán compatibilizarlo con psicofármacos (antidepresivos) durante un cierto periodo de tiempo para equilibrar su estado de ánimo.

El mundo entero está a la expectativa, al “qué pasará”. Es bastante paradójico que se hayan realizado estudios de TEPT en otros momentos históricos sobre todo en periodo de guerras, donde las personas habían sufrido ETPT por estar fuera de sus hogares, en las trincheras. Hoy la trinchera la tenemos dentro de casa, donde muchos de nosotros tenemos muchas comodidades que en otras épocas ni imaginaban. Esto muy seguramente será un tema de debate para esta década que acaba de comenzar. Destacar que los diagnósticos de ETPT los ha de realizar un profesional de la salud especializado, psiquiatra, psicólogo clínico o sanitario. Los recursos de la red o conocimiento popular nos pueden ayudar a conocer más sobre algún aspecto, pero en ningún momento sustituyen el conocimiento de un especialista. 

Autor: ZARA CASAÑ GARCÍA . Psicologa General Sanitaria. COPV 11.598.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s